Los especuladores apuestan por una alza del oro

124571

Una de las convicciones más claras que circulan en los mercados es que el oro es un buen refugio, un activo que siempre se tiene que tener en mente como elemento de protección para las carteras cuando las aguas están revueltas. En un año que está resultando mucho más convulso de lo que esperaban los expertos, por la intensificación del conflicto comercial entre China y Estados Unidos, y el frenazo en el crecimiento económico que se está produciendo, el metal precioso está revalidando su condición de activo refugio, subiendo un 18 %, su año más alcista desde 2010, cuando se fraguaba la crisis de deuda en la eurozona.

Las subidas han hecho que el precio del metal haya superado en la primera mitad de agosto los 1.500 dólares por onza, un nivel que no batía desde hace 6 años, en 2013. Esto, sin embargo, no ha espantado a los inversores, que durante la primera semana de agosto incrementaron sus posiciones especulativas que apuestan por una subida del metal hasta máximos no vistos desde julio 2016, según los datos de la Comisión de Comercio sobre materias primas de Estados Unidos.

No es este el único indicador que apunta a que el mercado es positivo con el metal, a pesar del fuerte avance que acumula en el año. La última encuesta a gestores de Bank of America Merril Lynch, elaborada entre el 2 y el 8 de agosto, refleja cómo los gestores han reducido ligeramente su apetito por el oro respecto a la semana anterior, por la fuerte revalorización que ha vivido, pero siguen considerando que está infravalorado -esta ha sido la opinión de los gestores en todo momento desde que empezó 2017-.

Otro banco estadounidense, Citi, ha hecho una revisión similar, y ahora apunta a los 1.525 dólares para los próximos 3 meses, y a los 1.600 dólares para los siguientes 6 a 12 meses.

Error
Mensaje: