EEUU impondrá aranceles del 25% a varios productos españoles

126205

El pulso comercial entre EEUU y la Unión Europea se intensifica. La Organización Mundial de Comercio (OMC) respaldó ayer la petición de Washington para imponer aranceles a un catálogo de productos europeos por los subsidios concedidos a Airbus por parte de España, Alemania, Francia y Reino Unido. De esta forma, la administración de Donald Trump tendrá potestad para imponer gravámenes a una lista de bienes por valor de 7.500 millones de dólares (6.800 millones de euros). Las nuevas tasas -de este listado (provisional)- comenzarán a aplicarse a partir de 18 de octubre.

España figura entre los países que se verán afectados por este nuevo envite. Vino, aceite de oliva, jamón, queso, naranjas, aceitunas -las verdes-... son algunos de los productos que EEUU tiene en el punto de mira y que pretende imponerle aranceles del 25%. A ello habrá que sumar el gravamen del 10% para los aviones Airbus fabricados en Europa, incluidos los de las fábricas españolas.

Alemania, Francia y Reino Unido tampoco escapan a las garras de EEUU tras considerarlos también "países responsables de los subsidios ilegales" -palabras de la Oficina de Comercio Exterior-. Entre los productos de estos países -que también tendrán un arancel del 25%- figuran el vino y queso francés, el whisky escocés e irlandés, la lana de Reino Unido, el café alemán...

Además del daño a los países, Airbus anuncia en un comunicado que los aranceles a sus aviones y componentes serían un duro golpe para la industria aeroespacial y recuerda que cerca del 40% de sus compras de productos aeronáuticos se realizan a proveedores aeroespaciales de EEUU. Con todo, las acciones de Airbus se mueven con subidas que rondan el 3%.

¿De dónde parte la disputa? Desde hace años, EEUU cree que la UE está dañando a Boeing al proteger a Airbus -rival de la estadounidense-. A su juicio, las ayudas que da Europa a Airbus le otorga una ventaja competitiva injusta en la fabricación aeronáutica de pasajeros. Ambas compañías compiten cada año por el primer puesto en la fabricación y venta de aviones. En 2018, Boeing entregó 806 aviones a los clientes, seis más que Airbus.

Las primeras demandas estadounidenses se presentaron en 2004 y estuvieron relacionadas con el desarrollo de los modelos A350 y A380 del fabricante aeronáutico. Tras años revisando este asunto, la OMC rechazó algunas de las quejas de EEUU, pero confirmó que Airbus "pagó una tasa de interés más baja para el A350XWB LA/MSF". También determinó que la Unión Europea no había "tomado las medidas apropiadas para eliminar los efectos adversos o... retirar el subsidio", lo que ha provocado un perjuicio "genuino y sustancial" a los intereses estadounidenses.

Ahora está por ver cómo el Gobierno de Trump implementará esta decisión. El pasado 12 de abril y posteriormente el 1 de julio, la Oficina del Representante Comercial de EEUU (USTR, por sus siglas en inglés) publicó sendas listas, la primera por valor comercial aproximado de 21.000 millones de dólares (19.181 millones de euros) y la segunda de otros 4.000 millones de dólares (3.653 millones de euros), de productos europeos que podrían verse afectados por el caso Airbus.

En el primer catálogo, se contemplaron dos secciones. La primera incluía aviones y helicópteros procedentes de los países europeos previamente mencionados, entre ellos España. Y en la segunda productos procedentes de los 28 miembros de la UE, entre los que destacan desde vino, aceite de oliva, quesos o bolsos. Se sumaron otros 89 bienes más, que podrían enfrentar aranceles de hasta un 100%. El consorcio aeronáutico europeo advirtió en un comunicado que los aranceles supondría un "golpe" a la industria aeroespacial estadounidense, según informaron desde Bloomberg.

En Francia, el ministro de Economía, Bruno Le Maire, insistió en que la UE responderá con firmeza si EEUU impone aranceles a productos europeos, algo que Le Maire consideró un "error económico y político". "Una solución amistosa a la disputa entre Boeing y Airbus es la mejor solución", manifestó el ministro. "Sobre todo cuando Europa podría imponer sanciones a EEUU el próximo año", ha añadido, en referencia al caso abierto también en la OMC por las subvenciones a Boeing.

La comisaria de Comercio de la Comisión Europea, Cecilia Malmström, recordó que los europeos tendrán derecho a medidas punitivas similares a principios del próximo año. Además, avisó que si Trump impone aranceles, la UE "hará lo mismo". Malmström avala una solución negociada. "Optar por aplicar contramedidas ahora sería cortoplacista y contraproducente", advirtió. "La imposición mutua de contramedidas solo infligiría daños a las empresas y los ciudadanos en ambos lados del Atlántico".

Error
Mensaje: